La trata de personas configura un espacio de política pública complejo por su dimensión transnacional, e involucra diversos actores estatales y no estatales con diferentes programas o marcos de acción. Por lo general, los objetivos planteados de política que derivan de una adaptación del marco normativo internacional, no coinciden con los medios y acciones para alcanzar dichos objetivos en lo nacional y local, además de la convergencia e inconsistencia entre las dos acepciones a destacar: vulneración de derechos y mirada criminal - delito. En este ámbito, el análisis de políticas públicas de trata de personas se presenta como una entrada disciplinar importante para el aporte teórico-conceptual y empírico especialmente desde el Neoinstitucionalismo. La presente ponencia se aproxima a la trata de personas a partir del análisis de las instituciones e instrumentos tanto desde las capacidades del Estado como de la acción de los actores de la Sociedad Civil, privilegiando los componentes de nodalidad, información, tesoro, organización (en sus siglas en inglés NATO) modelo propuesto por Hood (2009) y redimensionado por Howlett (2005), que permitió identificar las fallas de implementación de la Política Pública de Trata de Personas en Colombia, como un caso de estudio que brinda un escenario de proyección o replica -salvando diferencias- en los países de Latinoamérica. Los instrumentos de política se analizan de forma interrelacional, detectando varias combinaciones o mix de instrumentos con grados de consistencia e inconsistencia entre sí, que a la vez abre la posibilidad de generar propuestas innovadoras que vayan en consonancia con tendencias que promulguen y promuevan la articulación y cooperación interinstitucional y agencial.

Files